By AOH/Rasczak | marzo 14, 2008 - 9:20 am - Posted in General, Noticias

Hace bastante tiempo que TPF está más o menos muerto, pero todo hombre sabio conoce que no está muerto lo que yace eternamente y aun con el paso de los evos la muerte puede morir. Digamos que la versión «original» de TPF está en barbecho indefinido y desde bastante tiempo atrás estaba planteándome la posibilidad de crear otros blogs, de contenidos diferentes y que sencillamente no tenían cabida allí por ser un sitio reservado casi en exclusiva a los contenidos graciosos.

Dos ideas machacaban mi mente. Por un lado me apetecía resucitar el tipo de página que TPF empezó siendo, donde iría colgando las creaciones para mis juegos de rol y de estrategia favoritos; y así es como nació la idea de TPF:Génesis, un nombre tan peliculero como los contenidos. Pero por diferentes motivos no llegué a hacerlo.

La segunda idea era más libre, ya que no dependía de si jugaba o no rol (no suelo hacer mucho al respecto si no juego activamente), y sí de simplemente obligarme un poquito a escribir historias cortas y cuentos, que es algo que me encanta pero a lo que jamás le he sacado el menor provecho o funcionalidad. Ni siquiera es que sea una faceta mía muy conocida precisamente por lo anárquico del proceso. Aunque me he propuesto hacerlo más a menudo y de forma más ordenada, como parte de un retorno a… bueno, es igual.

De esa segunda idea ha nacido este nuevo blog, que he llamado TPF:OtroMundo, ya que seguramente la mayoría de las cosas que deje por aquí les parecerán otro mundo e incluso un autor completamente diferente a quienes me hayan leído anteriormente.

La idea que tengo es la de dejar con ritmo semanal un trozo de historia, habitualmente el equivalente al trocito que cabría en una página de un libro e ir poniendo los relatos por pedazos al estilo de las revistas de relatos que existían en los siglos XIX y XX, y donde dejaron sus cuentos algunos inmortales como Gastón Leroux o H. P. Lovecraft, aunque ellos publicaban historias o capítulos completos. Los tiempos cambian y yo de momento soy más vago y no le puedo dedicar tanto tiempo.

De momento, empezaré con un relato clásico mío (por los años que lleva escrito) y después seguiré por algo inédito.

Permaneced en sintonía.